Diseño web

Dos meses y medio después, vemos el alcance de la debacle provocada por la paralización de la economía dado el hecho de que no podemos desarrollar nuestra actividad comercial como veníamos haciendo hasta ahora. Por eso, queremos hacer hincapié en la trascendencia del mundo digital en nuestros días y de lo importantísima que es la presencia online de las empresas. Y eso empieza por un diseño web en condiciones.

Curiosamente, acontecimientos recientes ocurridos en Clever Marketing Digital, nos llevan a retomar este asunto desde un punto de vista bastante preocupante.

Siempre os hemos insistido en que tengáis cuidado en mano de quién dejáis el marketing digital de vuestra empresa o negocio porque, llegado el día en que realmente os haga falta, descubriréis la magnitud del desastre…

¿Qué ha ocurrido? Pues… que, de pronto, esta agencia ha recibido innumerables llamadas de autónomos, pequeñas, medianas y, porque no decirlo, alguna gran empresa al borde del pánico porque sus webs encargadas a colegas, amigos, familiares o “mi primo conoce a uno que sabe hacer webs…”  no son funcionales para los objetivos establecidos o no se adaptan con facilidad a las circunstancias actuales (sí, eso que llaman ahora la nueva normalidad) en lo que todo debe hacerse de forma eminentemente digital para evitar contagios.

¡¡¡¡¡ATENCIÓN!!!!

Hacer una página web es algo muy serio, de ello puede depender el éxito o fracaso de tu negocio.

Cuando uno quiere arreglar un grifo llama a un fontanero, no a un electricista (caso personal ocurrido durante la fase 2: llamé a un electricista para arreglar un telefonillo en vez de a un técnico especializado y, al final, me va a costar el doble 🙁 Sí, lo sé… todos cometemos errores) por lo que cuando uno quiere hacer una web y, sobre todo, cuando pretende sacar beneficios de ella, debe ponerse en manos de un experto en diseño web.

Al principio parece que una página web, así sin nada más, es suficiente para que la gente nos vea y sepa de nuestra presencia online. Pues NO. La verdad es que son muchisisisisisisimos los elementos a tener en cuenta para que, una vez que esté en la red, empiece a rendir y se vean los resultados.

Lamentablemente, estamos acostumbrados a pensar que una web es únicamente un escaparate estético con fotos bonitas, pero no es así. Una web es mucho más.

La verdadera funcionalidad de una web es que sea visible en buscadores y el todopoderoso Google no entiende de fotos, sólo de atributos Alt.

El diseño web, queridos míos, tomado a la ligera, es un gran error.

Y seguro que os estáis preguntando… Entonces ¿Qué debemos tener en cuenta? Os lo contamos!!

1º Profesionalización

Dedicar gran parte de vuestro esfuerzo a buscar un profesional, puede suponer el 80% de la base de vuestro éxito. No vale seguir poniendo en Google: diseño web gratis o diseño web barato, porque eso sólo os llevará a una sucesión infinita de cursos para hacerlo vosotros mismos (por favor… no lo intentéis con un tutorial) y no obtendréis los resultados que queréis.

Si esto no lo hacéis bien desde el principio, todo lo que hagáis después, muy probablemente, no servirá para nada y finalmente el dinero que quisisteis ahorraros al empezar lo tendréis que invertir multiplicado por 3 para, en el mejor de los casos, arreglar los errores o, más probablemente, tener que volver a empezar.

Consejo Clever

Entendemos que el precio es un gran hándicap, pero no todos los profesionales os van a pedir un dineral por haceros la web. Ser profesional no es sinónimo de ser caro. Os recomendamos que pidáis diferentes presupuestos y valoréis todas las opciones

2º Control

Independientemente de quién os haga la web, es muy muy muy muy importante y debéis grabároslo a fuego: la web ES VUESTRA. Y esto ¿Qué significa? Pues muy sencillo: una web conlleva una gran cantidad de contraseñas y datos importantes tales como hosting, dominio, emails corporativos, plataformas de desarrollo… Todos estos datos TIENEN QUE estar en vuestro poder pues son imprescindibles para que podáis preservar la autonomía de vuestra página web.

Si cambiáis de agencia de marketing, desarrollador web o equipo creativo, no os veréis en la circunstancia de tener que emprender un dificultoso camino para recuperar el control de vuestro negocio online.

Dad permiso a un webmaster para que lo maneje pero aseguraos de tener SIEMPRE el control.

3º Elección de hosting y dominio

Retomamos eso de que no vale poner en Google: hosting web barato o hosting web gratis por que, básicamente, os hará perder el tiempo. Encontraréis ofertas muy llamativas sobre hostings gratis o muy baratos pero, como ya sois Clever’s, os iréis a la letra pequeña y descubriréis rápidamente que tienen trampa: la gratuidad supone a pensa un servicio mínimo que, bajo ninguna circunstancia, será suficiente para una web realmente operativa.

Para que sea un hosting funcional, lo primero que debéis tener claro son las necesidades de vuestra web en cuánto a almacenamiento, bases de datos, servidor, si es compartido o no pues esto influirá mucho en la velocidad de carga de las páginas, de las imágenes, de los buzones de correo…

En cuánto a la cuestión del dominio, la primera reacción que tenemos todos es la de ocuparnos de poner el nombre de la empresa seguido de un .com o un .es, pero la elección del dominio es una cuestión con más importancia de la que solemos darle.

Debes ponerte en el lugar del usuario que vaya a realizar la búsqueda de tus servicios en los diferentes buscadores y no pensar sólo en lo bonito que queda tu nombre seguido de un .com

La importancia de la elección de hosting en Clever Marketing digital

4º Arquitectura web

Sí, sí, ARQUITECTURA WEB. No penséis que el concepto arquitectura queda muy grande al lado de la palabra web.

Del mismo modo en que os preocupáis de que vuestro negocio físico, si lo tenéis, cumpla una serie de parámetros que faciliten la venta, la ordenación de productos y el correcto desarrollo diario de la actividad comercial, piensa que tu página web debe responder igualmente a esos parámetros para que la experiencia de usuario sea la mejor posible y tú alcances tus objetivos de venta.

Una web debe tener una estructura que responda a todos estos elementos anteriores y que, además, te facilite el posicionamiento orgánico en los puestos del SERP de Google.

Poruqe sí, el SEO que todo el mundo busca como si fuera el Santo Grial, comienza por la arquitectura de la web. Si tu página no viene preparada para posicionar en buscadores, estarás perdiendo muchas oportunidades.

Arquitectura web

5º Ordenación del contenido

Tal cómo hablábamos antes, en el caso de que tengáis un negocio físico, os preocupáis de ordenar los productos de forma coherente y dando mayor visibilidad a aquellos que más os interesa vender.

pues en vuestra página web debéis seguir los mismos criterios. Hacer que los usuarios salten de una página a otra para intentar encontrar aquello que necesitan de vosotros es la mejor manera de que abandonen tu web en 0,2 y no vuelvan, con lo que tu tasa de rebote se disparará y, encima, Google te penalizará por desordenado (como mamá)

Conclusión

Pues estos, Clever’s, son los aspectos que de verdad deberían preocuparos a la hora de pensar en darle visibilidad digital real a vuestro negocio y en los que basar vuestra estrategia de comunicación online. No es sólo una web, es vuestra imagen en todo el mundo.

Una vez tengáis asentada vuestra web en esto pilares básicos, todo el trabajo que viene después será mucho más llevadero y fructífero y, ahora sí, cualquier foto bonita que queráis poner, será el remate de un trabajo bien hecho.