Inbound Marketing I

La verdad sobre el Inbound Marketing

¿Qué pasa Clevers? Tal como prometimos aquí os dejamos un artículo de aproximación a la verdad sobre el Inbound Marketing. 

Habíamos preparado un artículo en plan… “este es el artículo definitivo, bla,bla,bla” “Aquí aprenderás todo lo que necesitas saber” pero como no tenemos intención de venderos ningún curso pues… os proponemos información útil y práctica. La verdad sobre el Inbound Marketing.

Este es el primero de la serie, poco a poco iremos desgranando las verdades de esta técnica de ventas tan apasionante.

El Inbound Marketing, sí, ese concepto taaaan difícil de seguir y que es como muy cool.

Si alguien te pregunta ¿tú a qué te dedicas? y sueltas soy “inbound marketer”…. La gente no tendrá ni idea de lo que hablas pero quedas como el puto amo. 

Aunque la verdad es que te dedicas a vender, macho.

Es mucho más sencillo de lo que parece y mucho más técnico de lo que te dicen que es. 

Comenzamos.

Os vais a encontrar un montón de definiciones ultra técnicas de este concepto:

Es la mercadotecnia de la atracción a través de un conjunto de técnicas que permiten llegar a nuestros clientes de forma no intrusiva con estrategias de contenido útil, relevante y de valor para atraer, convertir en leads, fidelizar a través de la automatización y comprender los canales que atraviesa la buyer persona a través del TOFU (el queso no), MOFU y el BOFU para completar el buyer journey

(Y se quedan tan panchos)

U otras muy claras pero tan escuetas que realmente no llegan a contener todo lo que conlleva esta forma de trabajar.

Es la metodología basada en la creación de contenidos de valor, para atraer visitantes y convertirlos en clientes

Lo cierto es que es una forma de vender, ni más ni menos. 

¿Cómo surgió el Inbound Marketing?

Obligado por las circunstancias que impone el mercado. Como casi todo en esta vida de consumismo inmediato.

El marketing de los noventa tuvo que buscar la manera de adaptarse al nuevo siglo, eminentemente digital, donde el mercado se rige por las múltiples posibilidades que internet pone a nuestro alcance.

Hoy en día, nacemos con una extensión de la mano que se llama smartphone… y si quieres vender tienes que ser consciente de eso y adaptarte a las nuevas formas de visualización de productos.

La llegada de internet y la globalización a nuestras vidas ha supuesto una gran revolución en todos los aspectos y nuestra forma de comprar e informarnos ha cambiado por completo. 

Antes ser worldwideweb, cuando queríamos comprar algo, necesitábamos ir al sitio adecuado y que una persona resolviera todas nuestras dudas del tipo:

  1. ¿por qué este producto sí y otro no?,
  2. ¿por qué éste cuesta más si parece igual?
  3. ¿qué opinión tiene quién ya lo ha comprado?…

Estábamos en manos del vendedor, nos fiábamos de él porque era nuestra fuente de información y tenía, por tanto, todo el poder.

Al final entre su opinión y su insistencia nos dejábamos vender bajo presión.

A todos nos ha pasado entrar en una tienda a mirar cualquier chorrada y acabar saliendo de allí con no una, sino 2 o 3,  por haber sucumbido al acoso y derribo del ¿Puedo Ayudarle? Deje que le enseñe… También tenemos esto… Y sales de la tienda con esta cara

Sintiéndome avergonzado por no haber podido hacer frente a semejante batalla. Hoy en día eso ya ocurre poco. Ahora nos batimos en retirada con un escueto “Estoy mirando, gracias”

(El Inbound Marketing tiene un equivalente a esta circunstancia… pero ya hablaremos de eso en próximas entregas)

Hoy día, gracias a Internet, las respuestas a todas esas preguntas las tenemos en nuestra mano, a tan sólo un clic de distancia y sin necesidad de desplazarnos, ni mucho menos ¡¡¡¡tener que lidiar con un vendedor a comisión!!!!

Nosotros solos podemos comparar precios, opiniones de otros y valorar qué artículo o servicio se ajusta más a nuestra necesidad. Por lo que, aparentemente, ahora el poder está en manos del comprador. Cuando queremos comprar algo, vamos ya “a tiro hecho” a lo que realmente necesitamos.

O “creemos” que necesitamos (ssssss……esa es la mano negra del Inbound marketing)

Todo esto se traduce en que antes, tanto la publicidad como el marketing se dedicaban a perseguir al posible comprador y bombardearlo de forma indiscriminada con todo tipo de estímulos sin ningún disimulo.

Ahora, el inbound hace lo siguiente: coge todos estos estímulos que continúan siendo indiscriminados (como ya veremos con las cookies en el artículo de remarketing) los oculta bajo la capa de invisibilidad élfica de anonimato que permite la Red (ya que no tienes que tratar directamente con un vendedor real) y crea para el cliente un entorno de compra amigable y fácil de usar que lo dirige elegantemente hacia los objetivos finales de cualquier tienda: vender.

Ah, amigos… es todo un arte.

¿Que hace el Inbound Marketing entonces?

Los que hacemos marketing jugamos a crear la sensación en el consumidor de que es él quien tiene la necesidad, va a buscar el producto que la satisfaga y decide cual es el que más se adecúa a ella dentro de las muchísimas opciones que encuentra, pero en realidad no es así.

Lo cierto es que hay toda una gran estrategia de venta detrás de este proceso (objetivo primordial de todo el mundo del marketing antes y ahora) y un estudio de mercado de proporciones épicas; así como unos análisis brutales que nos permiten conocer hasta el color de los gallumbos del tipo que está sentado al otro lado del ordenador, la tablet o el móvil.

(Y esto de los gallumbos es verídico, recordad, momento cookies…)

Resumiendo, con el marketing de antes (ancianidad profunda) a los posibles clientes se les daba empujones para que compraran los productos. 

Sin embargo, ahora con el maravilloso mundo del Inbound Marketing (qué bonito suena) creamos para ellos un mundo a su medida, los hacemos recorrer un camino de baldosas amarillas cuidadosamente indicado y, llevándolos de la manita, los conducimos a donde queremos, haciéndoles creer que son ellos los que tiene el poder. 

¡¿A qué mola?!

Mola mucho, pero es realmente técnico y conlleva mucho tiempo.

Recalcamos: MUCHO TIEMPO porque debes ajustar al milímetro el entorno de tu cliente para que compre.

Si tienes o quieres tener un smart business necesitas con desesperación saber la verdad sobre el Inbound Marketing pero asegúrate de que lo dejas en manos de profesionales serios. 

Considera que en este mundo hay mucho listillo (que amable por nuestra parte ser tan suaves…) que huelen negocios vulnerables.

Al menos ten siempre unas nociones básicas sobre marketing y sus aplicaciones reales hoy en día para que nadie te pueda engañar y puedas reconocer a los profesionales de verdad.

Síguenos y te iremos poniendo al día en este maravilloso mundo del Inbound Marketing en sucesivos artículos para que al final tengas una visión de conjunto que te ayude.

Deja una respuesta